Los cambios de diseño pueden empujar repentinamente el contenido que está leyendo o en el que se va a hacer clic más abajo en la página, lo que provoca una experiencia de usuario deficiente. Reservar espacio para los contenidos dinámicos que provocan cambios en el diseño permite realizar una experiencia de usuario más agradable.